Entradas

A young hand touches and holds an old wrinkled hand

Adhesió de la SCGS al manifest per un nou model d’atenció de llarga durada i residencial a Catalunya

A young hand touches and holds an old wrinkled hand

La Societat Catalana de Gestió Sanitària s’ha adherit al manifest Per un debat obert (i urgent) sobre el nou model d’atencio de llarga durada i residencial a Catalunya, un posicionament conjunt de la Societat Catalana de Geriatria i Gerontologia, la Federació d’Associacions de Gent Gran de Catalunya (FATEC) i la Fundació iSocial, que reclama la necessitat de promoure un debat participatiu, constructiu i pragmàtic amb tots els actors implicats per millorar l’atenció de les persones grans més vulnerables. Segons aquestes organitzacions, la crisi ha fet  aflorar alguns dèficits preexistents tant de model d’atenció, com de planificació i gestió, de finançament i de governança, especialment en l’atenció a les persones amb necessitats complexes d’atenció socials i sanitàries.

Després de l’elaboració d’aquest posicionament, els seus impulsors han iniciat una campanya d’adhesions, oberta a suports individuals, d’organitzacions, entitats, empreses i col·legis professionals, a la qual també s’hi ha sumat la Societat Catalana de Gestió Sanitària, tot entenent que les propostes i reflexions que es plantegen encaixen perfectament amb algunes de les línies apuntades en el document Impacte de la pandèmia del Covid19 a les organitzacions sanitàries: 25 propostes del que hem après, que es va presentar recentment.

Leer más

Gemma-Craywinckel-300x295

Las reformas pendientes en la atención hospitalaria

Gemma Crawinckel CASTPor Gemma Craywinckel

Gerente del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona

Recientemente, bajo la autoría única o compartida de la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria, se han publicado dos documentos que tomando como punto de partida el impacto del COVID19, transforman las lecciones aprendidas en una serie de propuestas de cambio para la reforma y mejora del sistema de salud. Se trata del documento Impacto de la pandemia del COVID19 en las organizaciones sanitarias. 25 propuestas de lo que hemos aprendido y el decálogo para la reforma del sistema de salud de Cataluña.

Estos análisis y sus conclusiones evidencian una serie de reformas pendientes, desde la perspectiva de la macro gestión y la gobernanza, que nos han de servir de base para repensar también los cambios pendientes dentro de las organizaciones.

En concreto los hospitales de agudos, y cuánto de mayor tamaño sean más, tienen grandes fortalezas, pero también arrastran carencias y maneras de hacer muy mejorables, y quizás ahora tenemos una oportunidad para corregir algunas, desde la perspectiva de la meso y la microgestión.

Sobre la financiación 

Por si aún no se ha dicho lo suficiente, el sistema sanitario en general y los hospitales, en particular, están claramente infrafinanciados, y esto condiciona, cada vez más, cualquier intento de reforma. Si no se dispone de suficientes profesionales, si éstos están poco reconocidos y mal retribuidos, y si no disponen de las estructuras y los equipamientos necesarios para desarrollar su trabajo con calidad, difícilmente se sentirán partícipes de las voluntades de cambio. Si no garantizamos la base de la pirámide de Maslow, es imposible pedir creatividad y desarrollo.

Sobre la relación con el Departamento de Salud y el CatSalut

Debe haber confianza y transparencia, escucha activa, debate abierto, decisiones argumentadas y basadas en criterios objetivables, planificación, equidad y al mismo tiempo voluntad de reconocimiento de la diferencia, y gobernanza sólida.

Sobre la autonomía de gestión y la burocratización 

Agilidad en la toma de decisiones. Procesos transparentes, pero con menos intervencionismo administrativo y mayor orientación a resultados. Tolerancia al riesgo. Minimización de tareas burocráticas y / o sin valor añadido vinculadas al core asistencial. Potenciar alianzas estratégicas, nuevas fórmulas de relación con proveedores y colaboración públicoprivada.

Sobre la cartera de servicios, al encaje en el territorio y en la continuidad asistencial

En clave territorial, es relevante responder a quién hace qué y dónde lo hace. Esto interpela a todos los actores de todos los niveles asistenciales y obliga a una revisión (de cada entidad y conjunta) de la cartera de servicios. Es un punto de partida indispensable para garantizar a la población la mejor atención, en el menor tiempo posible, en el nivel más adecuado, sin duplicidades ni bucles, y a lo largo de todo su proceso, asistencial y vital.

Sobre la gestión clínica, la jerarquía y la organización del trabajo

Un centro sanitario, como organización de profesionales altamente cualificados que trabajan para el cuidado y curación de los pacientes, no puede funcionar si no es con una base sólida de gestión clínica. Esto significa reconocer y asumir que la mejor respuesta a las necesidades del paciente y, al mismo tiempo, la mayor eficiencia para la organización, surge del conocimiento y la proximidad. Así, hay que dotar a los profesionales de autonomía y de herramientas para poder obtener los mejores resultados, así como garantizar que los profesionales están implicados y comparten los valores y los objetivos de la institución y del sistema de salud.

La jerarquización de los centros sanitarios, y muy especialmente de los hospitales, es sin duda necesaria para dotarlas de un marco organizativo estable. Son empresas, con un número muy elevado de profesionales, y además es necesario dar cumplimiento a determinados parámetros normativos vinculados a diferentes responsabilidades. Dicho esto, es una fórmula absolutamente ineficiente y contradictoria con un modelo de orientación a paciente y resultados, entorpece el desarrollo de los liderazgos participativos y del trabajo en equipo, y dificulta enormemente la gestión del cambio. Hay que mantenerla por lo positivo y necesario, pero es necesario encontrar fórmulas alternativas para la organización, mucho más alineadas con el concepto de gestión clínica.

Si el paciente es el centro de las actuaciones, los profesionales deben aprender a trabajar en función de lo que el paciente necesita en cada momento, y se hace difícil imaginar que esta necesidad se pueda simplificar en un estamento o una especialidad. Hay que abandonar los esfuerzos por la inter y multidisciplinariedad desde las reivindicaciones de cada colectivo, y trabajarlos desde la mirada del usuario y del desarrollo competencial de los profesionales.

Debemos evitar un trabajo basado casi exclusivamente en el presencialismo y los resultados cuantitativos, aunque ciertamente los hospitales trabajan con dispositivos de atención continuada que no son prescindibles y deben dar respuesta medible a determinados parámetros de actividad. Dicho esto, y siempre con garantías de calidad y seguridad de pacientes y profesionales, se puede avanzar muchísimo en fórmulas de atención no presencial, de apoderamiento personal de apoyo asistencial, de maximización y eficiencia competencial, de jornada y horarios flexibles y deslizantes , e incluso de autogestión en determinadas áreas, orientando estructuras y personas en el logro de objetivos compartidos.

Sobre los valores 

Para conseguir los mejores resultados, los objetivos de la organización y los de sus profesionales deben ser compartidos, al menos en buena parte. Sin embargo, en algunos casos la carrera profesional, académica o de investigación, así como la toma de decisiones individualizadas ante un paciente, pueden entrar en conflicto con las necesidades o prioridades de la organización. Y a veces, son los objetivos de la organización o del sistema los que generan un conflicto de valores en los profesionales. Hay un ejercicio honesto dentro de las organizaciones a la hora de identificar y explicitar los objetivos de los diferentes actores, y se necesitan fórmulas para hacerlos compatibles.

Creo importante abordar una reflexión conjunta desde la vertiente de los valores de la ciudadanía, de los profesionales, de las organizaciones y del sistema, que nos lleve a una gestión orientada a resultados de salud, enmarcada en estos valores que, más que nunca con el entorno actual (pandémico, económico, político y social) necesitamos compartir para lograr un sistema de salud eficiente, fuerte, equitativo y justo.

joanbarrubes5

Apostar por la sanidad pública: más autonomía y capacidad de gestión para las organizaciones sanitarias

Joan Barrubés CASTPor Joan Barrubés

Socio director de Antares Consulting

Las organizaciones han sido sometidas durante la crisis sanitaria del Covid19 a una situación de estrés insólita, que ha puesto de manifiesto que la actual rigidez jurídica, administrativa y de gobierno de las instituciones sanitarias no está adaptada a la complejidad de su gestión, donde debe predominar la autonomía, la profesionalidad y el liderazgo clínico.

La crisis económica de 2009 llevó inicialmente esperanzas de cambios estructurales en el sistema sanitario, que finalmente no se produjeron. La sanidad pública no se puede permitir dejar pasar una nueva oportunidad de cambio y transformación.

Uno de los elementos importantes en la gestión de las organizaciones sanitarias, sean hospitales o centros de atención primaria, es su capacidad de conducir de forma profesionalizada, autónoma y con criterios clínicos para conseguir los mejores resultados en salud posibles con los recursos existentes. Hoy, esta capacidad no se da suficientemente en nuestro sistema.

Desgraciadamente, el debate sobre la capacidad de gestión de los hospitales ha versado tradicionalmente entre las opciones de propiedad del hospital: público o privado. Y no se ha entrado en profundidad en elementos como dotar de un marco de gestión apropiado en el hospital público. En los últimos años, todos los sistemas sanitarios públicos europeos han hecho esta apuesta. Leer más

Vicente Ortun

Para que la gestión nos importe a todos

Vicente OrtúnPor Vicente Ortún

Catedrático Emérito Economía y Empresa, Universidad Pompeu Fabra

Vocal Junta Directiva Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria

‘La gestión importa’ da título al blog. Curiosamente el aldabonazo científico a este lema resulta relativamente reciente: Se sabía que la gestión importaba pero tanto las medidas de la calidad de la gestión como de su impacto en el buen funcionamiento de diferentes países deben mucho al World Management Survey, ya en este siglo.

Las 25 propuestas de la SCGS insisten en la importancia de la gestión al proponer que la capacidad resolutiva mostrada durante la primera fase de la pandemia actual y la agilización de procedimientos que el estado de excepción ha permitido no desaparezcan con éste. Diversas entradas han profundizado en cómo hacerlo: Antoni Sisó, Olga Pané y Julio Pascual, y Ricard Meneu et al. entre otros. Estas líneas se centraran en dos avenidas que deberían llevarnos a que la gestión nos importe a todos: 1/ Que se hable de resultados en salud y bienestar (aquello que preocupa a la sociedad) y 2/ Centrarse en la mejora de la gestión pública.

Leer más

Olga Pané

Recuperando los valores perdidos, una oportunidad para el futuro

Olga Pané CAST

Por Olga Pané

Gerente del Parc Salut Mar y vocal de la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria

Debemos felicitarnos de la extraordinaria iniciativa de nuestra sociedad científica, y la gran agilidad demostrada al poner sobre la mesa el documento del Impacto de la pandemia del Covid19 en las organizaciones sanitarias. 25 propuestas a partir de lo que hemos aprendido. La Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria (SCGS) demuestra no sólo buenos reflejos, sino también que la actuación decidida en el frente de la respuesta organizativa no nos ha impedido hacer un análisis sosegado y mirando al futuro.

Vivimos tiempos muy complejos. Un listado de demandas infinitas de recursos procedentes de cualquier sector de nuestra sociedad, desde salud al turismo, desde la educación a la cultura, no despierta ninguna sospecha de que no puedan ser atendidas. Parece que Europa debe solucionarlo, y de momento se reservan las malas noticias para los contribuyentes.

Tengo la impresión de que me he perdido algo y que algo no acaba de cuadrar.

El ambiente político propicia el desacuerdo en vez de las sinergias. Que haya fiscales que investiguen los protocolos de ingreso a las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) o que haya un aluvión de demandas en los juzgados porque los EPI no estaban disponibles ni los hospitales ni en el mercado, o que la Guardia civil investigue al único profesional que ha estado al pie del cañón dando la cara ante el país entero, en medio de una crisis sin precedentes, desanima.

En resumen, nos faltan muchas cosas, nadie explica con claridad a la sociedad el esfuerzo necesario para conseguirlas, y además los políticos están enfadados unos con otros.

Como decía Tony Judt: algo va mal.

Las propuestas de la SCGS requieren del propósito de quienes tienen las competencias para ejecutarlas, pero en el actual entorno político, dudo que haya la voluntad, la decisión y el valor para hacerlo.

Leer más

Logo SCGS web

Impacto de la pandemia del Covid19 en las organizaciones sanitarias: 25 propuestas de lo que hemos aprendido

Post 25 propuestas COVID19La Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria, adscrita a la Academia de Ciencias Médicas y de la Salud de Cataluña y Baleares, ha elaborado un documento con 25 propuestas para repensar el modelo sanitario catalán, teniendo en cuenta la experiencia vivida a raíz de pandemia del Covid19 en las organizaciones sanitarias y las necesidades de generar la nueva situación social, económica y epidemiológica.

La emergencia sanitaria de la pandemia ha puesto a prueba el profesionalismo y las estructuras organizativas de los sistemas sanitarios. Casi de la noche a la mañana, los dispositivos asistenciales han cambiado la forma tradicional de trabajar para afrontar de manera acelerada un gran número de transformaciones, en algunos casos no previstas y, en otros, largamente esperadas.

La respuesta en términos generales ha sido más que satisfactoría, pero que ahora que se están aliviando las medidas de confinamiento y la presión de los pacientes infectados y el ingreso hospitalario suelta, surge la preocupación de si todo lo sucedido durante la crisis seremos capaces de incorporarse a la práctica diaria, tanto para corregir los errores detectados, como para incorporar las mejoras que se han implementado.

Desde la SCGS, proponemos profundizar en las reformas necesarias en la financiación y en la autonomía de gestión de los centros para profundizar en un nuevo modelo de atención, con la participación de todos los profesionales de la salud ya través de un amplio acuerdo político y social que pueda sostenerse más allá del ciclo electoral.

Hemos articulado las 25 propuestas de este documento, que se ha presentado recientemente en la dirección del CatSalut, alrededor de cinco capítulos,  que son los siguientes:

  1. Hacia un sistema de salud más dotado, efectivo y ágil
  2. La gestión de las organizaciones sanitarias importa…y mucho
  3. Medidas específicas: mientras dure la pandemia y para estar preparados para una segunda ola
  4. Los profesionales: a la búsqueda de modelos más adaptables
  5. Por un nuevo modelo de acompañamiento a las personas mayores

Accede al documento Impacto de la pandemia del Covid19 en las organizaciones sanitarias: 25 propuestas de lo que hemos aprendido, elaborado por la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria.

Pere-Vallribera-960x750

¡Ahora es el momento!

Pere Vallribera CASTPer Pere Vallribera i Rodríguez

Presidente de la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria  

Ahora o nunca: tras décadas de informes, propuestas y planes de reforma y de sus modelos de gestión, la pandemia del COVID19 ha demostrado como nunca la necesidad urgente de hacer frente a las debilidades que cuestionan, antes ya se cuestionaban en algunos casos,  la viabilidad y el funcionamiento de nuestro sistema de salud. Paralelamente, la crisi también ha evidenciado donde recaen sus principales fortalezas: un sistema equitativo, que atiende a todos los ciudadanos, dotado de profesionales de alto nivel, también en el ámbito de la gestión sanitaria y clínica y en el caso de Cataluña, con unas organizaciones fuertemente vinculadas al servicio público, independientemente de su titularidad.

Es el momento que profesionales clínicos y gestores propongamos i exijamos, de manera decidida, que se aborden las reformas imprescindibles para dotar a nuestros ciudadanos de un sistema de salud y unas organizaciones robustas, ágiles y más justas, con unos profesionales con mejores condiciones y con los instrumentos de gestión y organización actualitzados, que lo hagan posible.

No, no tenemos el mejor sistema de salud del mundo, pero podríamos aspirar a acercarnos aspirar a acercanos a este hito. Porque posiblemente, lo que sí tenemos son los ingredientes para tenerlo,  pero también algunos escollos nos lo impiden, como la importante infrafinanciación crónica, las condiciones salariales de los profesionales y los modelos laborales obsoletos, las rigideces de las organizaciones sanitarias, la insuficiente integración entre los distintos niveles de atención, también con el ámbito social o una burocracia paralizadora que impregna cualquier tipon de decisión y que, en ocasiones, orienta el sistema hacia el cumplimiento de la norma, pero no hacia las necesidades del ciudadano.

En definitiva, aspiramos a un sistema con un presupuesto adecuado, con unas organizaciones con autonomía de gobierno y gestión, que valoren y financien por los resultados, con un modelo profesional que priorice el trabajo interdisciplinario, la experiencia y la competencia, un marco laboral y unas condiciones laborales adecuadas y competitivas, así como unos modelos de organización asistencial basados en la autonomía y la transversalidad y orientados a la obtención de valor y que tienen en cuenta las espectativas y las decisiones de los pacientes.

Este modelo sí que podría y tendría que convertirse realmente en un referente de servicio a la salud de la población. Las 25 propuesta elaboradas por la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria van en esta línea.  Pero es necesario establecer complicidades con los profesionales y seus representantes, el mundo académico y colegial, para que se escuche nuestra voz.

manos-de-colores-570x350

Súmate a apoyar las 25 propuestas de la SCGS para repensar el sistema de salud ante la lección del Covid19

manos-de-colores-570x350La Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria, adscrita a la Academia de Ciencias Médicas y de la Salud de Cataluña y Baleares, ha elaborado un documento con 25 propuestas para repensar el modelo sanitario catalán, teniendo en cuenta la experiencia vivida a raíz de pandemia del Covid19 en las organizaciones sanitarias y las necesidades de generar la nueva situación social, económica y epidemiológica. Te invitamos a sumarte y adherirte al documento, sea individualmente, como profesional, o como representante de la organización, entidad o sociedad científica que representas.

La emergencia sanitaria de la pandemia ha puesto a prueba el profesionalismo y las estructuras organizativas de los sistemas sanitarios. Casi de la noche a la mañana, los dispositivos asistenciales han cambiado la forma tradicional de trabajar para afrontar de manera acelerada un gran número de transformaciones, en algunos casos no previstas y, en otros, largamente esperadas.

La respuesta en términos generales ha sido más que satisfactoría, pero que ahora que se están aliviando las medidas de confinamiento y la presión de los pacientes infectados y el ingreso hospitalario suelta, surge la preocupación de si todo lo sucedido durante la crisis seremos capaces de incorporarse a la práctica diaria, tanto para corregir los errores detectados, como para incorporar las mejoras que se han implementado.

Desde la SCGS, proponemos profundizar en las reformas necesarias en la financiación y en la autonomía de gestión de los centros para profundizar en un nuevo modelo de atención, con la participación de todos los profesionales de la salud ya través de un amplio acuerdo político y social que pueda sostenerse más allá del ciclo electoral.

Hemos articulado las 25 propuestas de este documento, que se ha presentado recientemente en la dirección del CatSalut, alrededor de cinco capítulos,  que son los siguientes:

  1. Hacia un sistema de salud más dotado, efectivo y ágil
  2. La gestión de las organizaciones sanitarias importa…y mucho
  3. Medidas específicas: mientras dure la pandemia y para estar preparados para una segunda ola
  4. Los profesionales: a la búsqueda de modelos más adaptables
  5. Por un nuevo modelo de acompañamiento a las personas mayores

Accede al documento Impacto de la pandemia del Covid19 en las organizaciones sanitarias: 25 propuestas de lo que hemos aprendido, elaborado por la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria.

Accede para dar tu apoyo a las 25 propuestas de la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria.

 

Ramon Cunillera

La transformación requiere de un propósito y sentirse importante

Post Ramon Cunillera CAST
Por Ramon Cunillera

Gerente del Consorci Sanitari del Maresme

Vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria

Confieso mi profunda admiración hacia Josep Guardiola. Estoy releyendo “Herr Pep”, de Martí Perarnau, que si no te gusta el fútbol es un libro que cuesta leer. Todos los capítulos destilan un montón de lecciones de mando y liderazgo.

Cuando hacía sólo tres meses que Pep había llegado a su nuevo destino, el club Bayern de Munich, le cae la final de la supercopa de Europa contra el Chelsea de Mourinho (viejos conocidos). El partido finaliza en empate a dos en el último minuto de la prórroga con un gol in-extremis del Bayern. Antes de la tanda de penaltis, Guardiola reúne el equipo y les dice: “Elegid vosotros mismos. Yo no elegiré quien tirará. Pero en el momento que lo tengáis decidido, pensad inmediatamente por dónde tirará el penal, no cambiéis de opinión en ningún momento, y ,desde ahora y hasta que se ponga delante del portero, repetid constantemente “marcaré, marcaré, marcaré”. No os preocupéis. La final es vuestra “. Tiraron los penaltis los jugadores que quisieron, los convirtieron todos, y ganaron por 5-4. Desde ese momento, el equipo fue otro.

Leer más

Xavier-Bayona-foto-300x238

De Alma-Ata al Covid19: la atención primaria ante la crisis sanitaria

Post blog Xavi Bayona CASTPor Xavier Bayona Huguet

Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Master en Dirección de Instituciones Sanitarias. Director de los EAP Gornal y Bellvitge de Hospitalet de Llobregat

Vocal de la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria y de la Academia de Ciencias Médicas de Cataluña y Baleares 

Coordinador del grupo de trabajo de gestión y gestión clínica de la CAMFiC

Hacía más de una década que se querían cambiar diferentes aspectos de la organización y la provisión de servicios de la Atención Primaria (AP) en nuestro entorno, para que se valoraba que el modelo de la reforma de la AP impulsado, bajo el paraguas de la declaración de la Organización Mundial de la Salud de Alma-Ata (Kazajstán, 1978) había quedado desfasado. En diferentes foros liderados por las principales sociedades científicas vinculadas a la AP (CAMFiC y AIFICC), también la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria y por el mismo Departamento de Salud han intentado, sin demasiada fortuna, diferentes reformas de la reforma de la AP (Plan de Innovación y ENAPISC, entre otros).

La pandemia del Covid19 ha obligado a una adaptación expreso y en un tiempo récord de los dispositivos sanitarios. En los Centros de Atención Primaria (CAP) esta adaptación ha consistido en disminuir drásticamente las visitas presenciales en el centro, atender en espacios diferenciados los pacientes con sintomatología compatible con Covid19, potenciar el seguimiento telefónico y telemático de pacientes con diferentes problemas de salud, y también infectados por el Covid19 y sus contactos y mantener la atención domiciliaria de los pacientes más vulnerables.

Estos cambios han dado la oportunidad de probar formas organizativas diferentes de las habituales que sería bueno mantener en la nueva normalidad que pronto comenzará. Se han activado sistemas de selección de alta efectividad y eficiencia en la puerta de los centros, en los que han participado enfermeras y médicos, ya menudo los administrativos e incluso pediatras y odontólogos de los CAP. Se ha incorporado el seguimiento telefónico masivo de pacientes con patología aguda y subaguda, crónica y sanos (contactos de COVID19), como una alternativa a la atención tradicional presencial, con muy buena aceptación por profesionales y ciudadanos y muy buenos resultados. La resolución rápida de trámites asistenciales previsibles e incidencias varias, basado en el trabajo coordinado de sanitarios y administrativos, ha sido también una realidad. Y finalmente, se ha aportado valor a la atención de forma paradójica, dejando de hacer cosas no relevantes (se han dejado de hacer muchas pruebas de control innecesarias, y también desprescripcions de fármacos poco recomendables o de bajo valor terapéutico) para poder dedicar recursos de mayor importancia para la salud de las personas.

Los números que se conocen son espectaculares. Del total de enfermos por Covid19, el 80% de los casos no pasarán en ningún momento por la atención hospitalaria, y es la AP quien gestiona y gestionará las necesidades que se puedan derivar, y también una gran mayoría de los que son atendidos los hospitales, gracias a la mejora que también se ha producido en las transferencias y continuidad asistencial, volverán a ser seguidos por el primero de los niveles asistenciales.

La situación de pandemia alargará aún unos meses y la vacuna efectiva ante el SARS-CoV2 y los resultados de los diferentes ensayos clínicos enfocados a tratar y curar la enfermedad se prevé que se irán incorporando a la práctica asistencial durante el próximo año. Por ello es necesario establecer un plan para afrontar la “nueva realidad” que debería tener presentes las lecciones aprendidas recientemente y otras ya conocidas, nombradas como grandes titulares a continuación: 1) Prácticas de valor (basadas en efectividad y eficiencia), 2) Actitud reflexiva y proactiva centrada en la calidad y la seguridad, 3) Adaptabilidad organizativa ante los cambios del entorno, y 4) Velar para mantener las características propias de la AP como son la accesibilidad y la longitudinalidad

El éxito de la atención que ha dado la AP se basa fundamentalmente en la capacidad plástica demostrada (adaptabilidad a la nueva realidad), la proximidad a la comunidad, la capacidad de prestar atención a la cabecera de los pacientes, la tecnificación y la apoderamiento (transferencia de competencias como la ecografía pulmonar). Pero por encima de todo, la confianza de la comunidad en la AP, las acciones coordinadas con otros niveles asistenciales y la capacidad de trabajar en equipo han permitido apaciguar el previsible colapso del sistema sanitario.