Hablando de gestión con Carles Capdevila

Foto Carles CapdevilaDe cómo un periodista puede hablar de gestión con gerentes sanitarios

Por Gemma Bruna

Responsable de Comunicación de la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria. Periodista especialista en sanidad.

Carles Capdevila es el creador del diario ARA, proyecto que en 2010 inició junto con la participación de otros colegas, en plena crisis no sólo de la economía mundial, sino también de un modelo periodístico que quedaba en entredicho a raíz de la irrupción de Internet, de las redes sociales y de una nueva era en la etapa de la comunicación.

El día que Capdevila, por problemas personales, decidió dejar la dirección del ARA lo hizo con un parlamento merecedor no sólo de ser analizado en las facultades de periodismo, sino también en las escuelas de negocios, porque habla de las dificultades y la soledad de tomar decisiones. El diario se cocina todos los días y elegir una noticia u otra, innovar, cambiar los contenidos, asegurar financiación y crear un producto que sobreviva en el tiempo pide no sólo decidir, sino que indefectiblemente afrontar presiones de todo tipo: algunas dentro, seguro, pero muchas de fuera. Porque en la era actual el poder político, pero sobre todo económico lo es todo.

Por eso cuando desde la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria se planteó la apertura del ciclo Hablemos de gestión, algunos pensamos que Carles Capdevila podía ser un invitado excelente para explicar su experiencia, compartirla y, de paso, dar cuatro pinceladas básicas sobre comunicación, en un grupo bastante nutrido de gerentes del ámbito de la salud, abiertos al debate.

Y el pasado 13 de mayo, en el entorno del Centro de Cultura Contemporánea, este periodista se enfrentó con el reto que se le propuso. Habló de la dificultad de tomar decisiones en un mundo y en un entorno donde los que hasta ahora habían habían asumido la autoridad -periodistas, banqueros, políticos, gestores, médicos y otros profesionales- están permanentemente cuestionados.

Defendió ante este contexto, la necesidad de comunicar y comunicar bien. Ser transparentes, tener capacidad para decidir con la vista puesta en los cambios inmediatos y pequeños, pero también con la mirada de previsión, de poder planificar cómo será nuestro entorno dentro de 20 años y anticiparse para imaginar qué necesidades habrá que atender .

Gestionar periodistas no es fácil, doy fe, porque trabajé durante años en una redacción. Hay que gestionar egos, relaciones personales, intereses, pero también miedos y motivaciones ocultas, en definitiva personas. Pero ¿qué quieren que les diga? En una profesión como la periodística, donde desde hace años se reclama la profesionalización en la gestión de los medios de comunicación, algo que brilla, demasiado a menudo por su ausencia, oír hablar Carles Capdevila ante altos cargos de organizaciones sanitarias, que en el fondo reman en la misma dirección, me hizo sentir un punto de orgullo. De saber que un gerente, en temas de gestión, también puede aprender de un periodista.

… Y de cómo los gestores podemos disfrutar y aprender de un periodista!

Por Pere Vallribera

Presidente de la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria

“Vivimos en unos tiempos difíciles de interregno, en los que sólo sobreviven los optimistas (y no todos)”. Esta es una de las perlas de la excelente conferencia de Carles Capdevila en el primer debate “Hablemos de Gestión” de nuestra sociedad. Seguía diciendo que “en un interregno, se debe tomar una decisión, o remar más fuerte o dimitir”. Convivimos entre el mundo de ahora con lo que está por venir, lo que condiciona la función gestora a la que nos dedicamos.

En este escenario, Carles Capdevila nos planteó reflexiones, consejos, dudas, enmarcados en su experiencia vital, de periodista y de directivo del Diario Ara.

Y lo hizo como persona, como padre de hijos pequeños y también de adolescentes, como profesional y como paciente. Y esta riqueza nos la transmitió con claridad y pasión, definiendo lo que llama “sociedad adolescente”, que no ha terminado de madurar, que rechaza la autoridad y el poder y que está sometida a toda la información sin filtros ni ponderaciones gracias o por culpa de las redes sociales.  Porque en la era de la comunicación 2.0 cualquier persona puede informar y opinar, algo que se considera trascendente en la evolución social.

Los gestores podemos jugar un papel importante en esta necesaria maduración de nuestras instituciones y de la sociedad. De lo contrario, tal y como advirtió Capdevila, hay dimitir. Pero seguro que los que tuvieron el placer de compartir este debate asumiremos el reto.