Expertos debaten sobre las nuevas tendencias en TIC y salud

tic

¿Cuáles son las nuevas aplicaciones de las TIC en el ámbito de la salud? Como se puede buscar financiación? ¿Cuáles son las nuevas oportunidades y los nuevos casos de éxito? Médicos y expertos han intentado dar respuesta a estas preguntas en la primera sesión del curso académico 2015-2016 organizada por la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria.

Con el lema Innovación TIC, la sesión, moderada por Jaume Raventós, director gerente de QuirónSalud en Cataluña, tuvo lugar el pasado 30 de septiembre con la participación del director del Programa Wayra de Telefónica en Barcelona, ​​Julián Vinué, del Managing Partner de YISIOSCAPITAL Josep Lluís Sanfeliu, del responsable de Innovación de la Fundación TIC Salud, Jordi Martínez, y del Jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital de Sant Pau, Enric Álvarez.

El programa Wayra, aceleradora global de Telefónica, ha invertido hasta el momento en más de 500 compañías. Ofrece inversiones iniciales de hasta 40.000 euros -después participa con entre el 5 y el 7% del capital de la start up-, servicios personalizados a medida y la posibilidad de conectar empresas innovadoras con potenciales clientes, como hospitales o centros de salud.

Su responsable en Barcelona, ​​Julián Vinué, destacó algunas de los proyectos innovadores que se han financiado hasta el momento, como Ehumanlife, una plataforma que permite conectar médicos y pacientes y facilita la búsqueda de una segunda opinión médica o de especialistas de primer nivel, o Emotions AR, una empresa que imprime vídeos, como si fueran códigos QR.

Varias compañías de capital riesgo están apostando fuerte en el ámbito de las TIC aplicadas en el sector salud, como YISIOSCAPITAL, que nació en 2007 y que ya ha invertido 127 millones de euros. Se centran en la biomedicina y en la industria farmacéutica y hasta el momento ya han tenido buenas tasas de retorno con tres proyectos.

Actualmente están validando un dispositivo tecnológico para evaluar el dolor del paciente de manera objetiva, una herramienta que permitirá ser útil especialmente en el caso de aquellos usuarios con dificultad para expresarse, como las personas sedada, que habitualmente hacen un gran uso de opiáceos, aseguró el Managing Partner de YISOSCAPITAL, Josep Lluís Sanfeliu.

Prescripción de app de salud a los pacientes

La innovación y las TIC ya hace tiempo que han empezado a entrar con fuerza en el ámbito de la sanidad. Desde la Fundación TIC Salud, además de trabajar con la implantación de la historia compartida, están preparando un marketplace de aplicaciones móviles que cuenten con acreditación para que los profesionales de la salud puedan prescribir a los pacientes.

La creación de una plataforma de salud digital, que gestione los datos de salud de las personas que se derivan fuera de las consultas médicas, como las procedentes de las piezas de vestir inteligentes, o la introducción de la realidad virtual para procesos de rehabilitación son de otras líneas en las que se está trabajando, explicó Jordi Martínez.

Las TIC en la salud mental

Desde el Hospital de Sant Pau, especialmente en el ámbito de la salud mental, ya hace tiempo que aprovechan las nuevas tecnologías para sacar provecho. A través del skype y de la web, contamos con una plataforma que ayuda a los profesionales ya personas con esquizofrenia muy cronificados a estar conectados para ayudarles en cualquier eventualidad.

El psiquiatra Enrique Álvarez destacó otras aplicaciones que pueden ser beneficiosas para este tipo de pacientes, como la realidad virtual para el tratamiento de la fobia o el uso de las pastillas inteligentes. Este microchip, encapsulado como una pastilla y que ya ha sido aprobado en Estados Unidos, al entrar en contacto con algunos fluidos gástricos genera electricidad y permite enviar información al móvil a través de un parche en la piel que se le instala al paciente . Así, por ejemplo podrá recibir aviso de cuando se ha tomado la medicación.

Durante el debate, todos los participantes destacaron la importancia de contar con la participación y la opinión de los profesionales a la hora de desarrollar cualquier aplicación en el ámbito de la salud y que se pueda integrar en los procesos. Respecto a la entrada de financiación, coincidieron en que una de las principales vías pasa porque desde el sector público se busquen aportaciones del ámbito privado.