El impacto de la fragilidad en la atención primaria y en el hospital

5:00 pm - 7:00 pm| 25/01/2017 | Sesiones


Foto 2

El envejecimiento, los cambios epidemiológicos y la discapacidad que van asociados están poniendo en tensión nuestros sistemas de salud y de bienestar. Aparte de los complejos cambios organizativos que se están desplegando en todos los países occidentales para hacer frente a la multimorbilidad ya la cronicidad hay que repensar la base del abordaje de las personas mayores, desde la evaluación hasta la toma de decisiones, y de manera transversal.

En esto, el concepto de fragilidad puede ayudar. La fragilidad representa un estado de riesgo o vulnerabilidad que expone a eventos de saludos negativos, como la progresión hacia la discapacidad, a fases de enfermedad más avanzadas o en la muerte, y es medible. De hecho, hoy en día, la edad cronológica no es un buen indicador de salud, y, en cambio, la fragilidad se aproxima más a la edad biológica, y podría permitir afinar mucho más en el pronóstico e individualizar las intervenciones.

Por este motivo, la fragilidad es una clave para la evaluación y la toma de decisiones, que permite enfocar mejor acciones preventivas a nivel comunitario y y adecuar las intervenciones a nivel hospitalario. Diversas especialidades médicas y quirúrgicas ya están manifestando un interés creciente sobre el tema, y, además, el Plan de Salud 2016-2020 enfoca la fragilidad como objetivo de prevención comunitaria.

Implementar la aplicación práctica de este concepto a nivel de gestión clínica puede ser una de las claves del cambio de paradigma y también de ayudar a las organizaciones a gestionar mejor la demanda y las intervenciones.

Marco Inzitari y Jordi Varela

Sección de Gestión Clínica

Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria